Romana’s Pilates.
Somos la única escuela que enseña contrologia.

La eficacia de la contrologia, está sobradamente demostrada si se sabe aplicar de forma correcta.
El amplio número de ejercicios con los que cuenta, tanto en la colchoneta como en los diferentes aparatos, proporciona la posibilidad de ayudar a cualquier persona, independientemente de sus características físicas u otros factores, a conseguir el equilibrio necesario para mantenerse en unas condiciones óptimas de Salud, sin lesiones o dolor.

¿Qué nos diferencia? Pues que en realidad somos los únicos que conocemos plenamente el sistema.

Desde el nivel principiante al avanzado o superavanzado, desde el conocido reformer hasta el desconocido alargador de dedos. La formación que nosotros recibimos y proporcionamos es completa, ya que entendemos que un profesor tiene que tener un conocimiento pleno de todo el sistema para después poder proceder con cada persona de forma adecuada y obtener los mejores resultados.
Cada aparato, así como la colchoneta fueron creados para hacer un trabajo determinado. Cada uno de ellos funciona de forma independiente pero siempre en sinergia con los demás, por lo que trabajar con ellos de forma aislada nunca será completo.
En cada sesión necesitamos el reformer, que nos ayuda a alinear, a estirar y, con su sistema de muelles a encontrar y a trabajar los diferentes músculos. Esto nos ayuda para después continuar en la colchoneta que, al no proporcionarnos ayuda alguna, nos retará también a trabajar más profundamente.
Y no menos importantes serán el resto de aparatos que conforman el sistema, indispensables para hacer un trabajo más específico, dependiendo de las necesidades de cada persona.

Nosotros no enseñamos coreografía, enseñamos a trabajar en profundidad.

Nosotros no enseñamos secuencias de movimientos como coreografías, nuestro objetivo es enseñar a cada persona a moverse de forma correcta y a encontrar el equilibrio dependiendo de su morfología y su actitud postural. Para ello, a parte de conocer todo el sistema hay que ir más allá. Hay que saber observar cada cuerpo, saber observar cómo se mueve, que musculatura está en exceso y cuál habría que trabajar para, de esa forma, poder actuar y conseguir cambios tangibles.

Así somos capaces de cambiar el cuerpo de una persona, mejoraremos su postura y le enseñaremos a moverse.

Pero que no se te olvide, solo haciendo un trabajo individual se podrá lograr un cambio real. Cada cuerpo es diferente y por lo tanto tendrá unas necesidades diferentes. Con esta afirmación pues, podemos sacar en conclusión que cada cuerpo necesitará un trabajo diferente.

Está claro que todos tenemos en común una estructura con una serie de músculos, ligamentos, huesos, etc. Pero cuando nos referimos a un cuerpo no estamos hablando de esta estructura de forma sencilla y aislada, sino incluida dentro de un marco específico y complejo que abarca a cada persona en si misma. Hablamos de esa estructura común con las particularidades que le dan forma y que crean una actitud postural determinada y una forma de moverse determinada.

Estas particularidades o factores son varios, como por ejemplo las adaptaciones que el cuerpo realiza a raíz de lesiones que se han sufrido en el pasado o que están presentes, la actividad que desarrollamos día a día en nuestro trabajo o en la práctica de diferentes disciplinas físicas o, incluso, nuestra propia personalidad. Estos y otros factores son los responsables de nuestra postura y nosotros debemos ser responsables de modificar, dentro de esta, todas las incorrecciones que en un futuro más o menos lejano sean el detonante que nos lleve a que se generen diferentes lesiones.

“El cambio es inevitable. El progreso es opcional”. Tony Robbins.

Por Sílvia Puentes
Romana’s Pilates Teacher Trainer Level IV
Fisioterapeuta y Osteopata.

Author Silvia Puentes

Fisioterapeuta colegiada Nº 2775. Certificada en Romana´s Pilates. Directora de Elite Pilates Madrid.

More posts by Silvia Puentes